Tres argentinos en carrera por enlazar la música con la realidad virtual

De izquierda a derecha: Guillermo Kelly, Federico Gonzalez y Facundo Diaz, creadores de Vrtify.
De izquierda a derecha: Guillermo Kelly, Federico Gonzalez y Facundo Diaz, creadores de Vrtify.

La música nos hace vibrar: con tan solo escucharla nos transportamos a lugares donde estuvimos y pasamos excelentes tiempos. Parece un hechizo, que nos embruja al escuchar la canción que más nos gusta.

Un equipo de argentinos buscar ampliar esta magia usando tecnología: encontraron la manera de experimentar con la música desde equipos de realidad virtual.

Vrtify se creó desde una idea de Federico González, especialista en inteligencia artificial, Guillermo Kelly, profesional en la industria de los videojuegos, y el emprendedor Facundo Díaz, quienes han diseñado un software de música enlazada a la realidad virtual.

Lo que se puede apreciar es una grabación de video en 360º o un entorno 3D diseñado por computadora.

La idea es sencilla pero enorme a la vez. Elegimos una canción o una lista de canciones, seleccionamos el escenario virtual que queramos vivenciar, nos ponemos los anteojos de realidad virtual y presionamos «play». Es así cómo recreamos noches en el mar escuchando a Peggy Lee  o a Queen mientras disfrutamos caminar sobre la arena.

Está también la opción de ir a recitales y presenciarlos como si estuviésemos allí, incluso eligiendo la manera de escuchar a la banda si paseamos por el escenario, en una experiencia de 360 º registrada por las cámaras de as marcas GoPro y Nokia.

Vrtify recibió 3,2 millones de dólares como inversión en Silicon Valley tras su presentación oficial, pero decidieron hacer el lanzamiento en el país, como «invitándolos a jugar de suplente». Sucede que han montado un laboratorio de experimentación con especialistas en cine, música y entornos virtuales.

Según sus creadores, el código de la plataforma Vrtify será libre, lo que abre las puertas a millones de desarrolladores de todo el mundo para crear mundos virtuales a sumar a la carta.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *