La búsqueda de la tecnología para acabar con la sed en el mundo

Siempre creímos que la producción de agua potable del mar, a través de la desalinización, es la respuesta más obvia ante la escasez del agua. Los océanos cubren más del 70% de la superficie del planeta y contienen el 97% de su agua. Pero la energía que hace falta para alcanzar este proceso aparentemente sencillo, tiene precios muy elevados.

Sin embargo hoy en día, y debido a las nuevas tecnologías, los valores se han reducido a la mitad y grandes plantas de desalinización se están comenzando a operar en varias partes del mundo.

La más grande planta desalinizadora del mundo, que se encuentra en Israel, está ampliándose para alcanzar nuevos límites de producción.

Esto quiere decir que se producirán 624 millones de litros diarios de agua potable. Y podrían comercializarse 1.000 litros (consumo semanal medio de una persona) por US$0,70.

La planta que está destinada a ser la más grande del mundo, en Arabia Saudita, podría producir 1.000 millones de litros de agua potable al día. Se suma la planta de Ras al-Khair, en Arabia Saudita, que alcanzará su producción plena a fin de año.

Ubicada en la zona este de la Península Arábiga, será incluso más grande que la israelí, y abastecerá con mil millones de litros al día a Riad, cuya población crece a grandes pasos. Y una planta de energía vinculada a ella producirá 2,4 millones de vatios de electricidad.

Por otra parte, en San Diego, se encontrará la mayor planta de Estados Unidos, que comenzará a operar en Noviembre.

Fuente: BBC Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *