El satélite Arstat 2 ya está en el espacio

Ni la clásica cuenta regresiva que antecede el lanzamiento de un cohete pudo disimular el entusiasmo del pueblo barilochense, cuando el día de ayer a las 17.30 en punto el Arsat-2 fue catapultado hacia el cielo.

La acción fue óptima y se cumplió con las pautas acordadas. Héctor Otheguy, director ejecutivo de Inap, dijo que este segundo satélite representa a Argentina como proveedor de satélites de comunicaciones, una capacidad que dominan menos de diez países, y agregó que para adquirirla hay que ser capaz de desarrollarla.

Al igual que con el Arsat-1, que fue lanzado con éxito el 16 de octubre del año pasado y que desde entonces se encuentra funcionando, el reciente equipo tuvo un «compañero» de viaje, el Sky Muster, diseñado para una compañía australiana. Ocupará la posición orbital 81° Oeste, asignada al país por la Unión Internacional de Telecomunicaciones y autorizada para la transmisión hemisférica.

Casi media hora después del lanzamiento, y al alcanzar 250 km de altura, el Ariane 5 abrió su cofia y liberó primero al Sky Muster. Luego soltó el Arsat, comandado desde la Estación Terrena de Benavídez. Ambos equipos quedaron en una órbita muy elíptica.

Un poco más tarde se produjo el primer contacto con una estación de telemetría en Corea del Sur y ésta los transmitió a Benavídez.

Una hora más tarde se hicieron los correspondientes controles «de salud» del satélite, con una duración de 40 minutos. Casi tres horas después, comenzó el despliegue de los paneles solares.

El Arsat-2 tiene un peso de 3000 kg, pero el 80% se debe al contenido de combustible. Para dejarlo en su puesto con exactitud, se tendrá que llevar adelante las maniobras necesarias para transformar la órbita elíptica en otra circular que permite que el satélite, que da una vuelta entera por día para que quede en un punto «fijo» en el espacio respecto a la superficie de la Tierra. Comenzando hoy, están pactadas nuevas maniobras, de varias horas de duración, que lo dejarán a 35.786 km sobre el nivel del mar.

Según el Ing. Matías Bianchi, Presidente de Arsat, fue así cómo terminó un largo y duro proceso. El país está produciendo bienes que son «cerebro intensivos» -argumentó en Tecnópolis durante la transmisión de la TV Pública Lino Barañao. Se resalta también el entusiasmo por la posibilidad de entusiasmar a los jóvenes por descubrir nuevas vocaciones.

El día de ayer, Cristina Kirchner agregó que enviará al Congreso un proyecto de ley para trabajar en el desarrollo de la industria satelital.

Arsat tiene a su cargo la red federal de fibra óptica, un tendido con el que buscarán llegar a los 60.000 km con redes de datos de alta calidad y velocidad, y un plan para lograr una infraestructura para la TV digital.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *